Cigala
  • Cigala
  • Cigala
  • Cigala
  • Cigala

Cigala

53,00 € Kg
Impuestos incluidos

Crustáceo de excelente valor comercial, procedente en su mayoría de las costas del Océano Atlántico y del Mar Mediterráneo.

La cigala aguanta muy poco tiempo viva fuera del agua, de manera que no resulta sencillo encontrarla viva en los puntos de venta. Es por ello que se ha generalizado su consumo en congelado, cuya calidad y valor dista bastante de la viva que puedes encontrar aquí.

Disponemos de diferentes tamaños: mediana y grande (14-20 piezas/ kg, y 10-13 piezas/kg respectivamente). Nuestra recomendación es degustarlas a la plancha y sazonadas con sal gorda ¡exquisitas!

Selecciona Tamaño
Selecciona ¿Vivo o cocido?
Selecciona Cantidad
0.5 Kg
0.5 Kg x 53,00 € / Kg = 26,50 €

La cigala (Nephrops norvegicus) vive preferentemente sobre fondos blandos de arena fina donde suelen esconderse en galerías perforadas por ellos mismos. Se encuentran tanto en el océano Atlántico como en el mar Mediterráneo.

Un crustáceo decápodo de cuerpo y abdomen alargados, estrechos y de menor robustez que el resto de especies de la familia. Tiene un tono rosado con zonas de coloración más extensa. La cabeza es larga, con espinas laterales y pinzas muy desarrolladas. El macho tiene unas diminutas patas (apéndices) situadas entre la base de las tenazas anchas, mientras que la hembra las posee más pequeñas y muy finas.

La cigala, es un alimento ideal en dietas equilibradas y saludables. Recomendado para personas con dietas de adelgazamiento. Destaca la presencia de minerales (potasio, selenio, magnesio y calcio) y vitaminas B12 y E.

Las cigalas requieren de muy poca elaboración culinaria. Si se cuecen hay que hacerlo en agua hirviendo salada durante dos o tres minutos a contar desde que de nuevo rompa el hervor, dependiendo de su tamaño. Se sacan rápidamente y se ponen en hielo, para que el enfriamiento sea rápido y la carne quede consistente y firme.

También hechas a la plancha y sazonadas con sal gorda están exquisitas.

La cigala te llegará en una caja sellada para mantener el frío durante el transporte….

Consulta cómo preparamos tu pedido de cigala aqui.

La cigala es un crustáceo vivo y fresco, que puedes conservar entre 3 y 5 ºC, guardado y tapado con un paño húmedo. Cuanto antes lo consumas, mayores serán sus propiedades.

Para congelarlas, es mejor cocerlas antes, ya que si se congelan en crudo es posible que sus cabezas se ennegrezcan y no luzcan tan bien al descongelar. Una vez congelada, puede aguantar unos 4-6 meses.

Las cigalas requieren de muy poca elaboración culinaria. Nuestra recomendación es degustarlas a la plancha y sazonadas con sal gorda ¡exquisitas!. También están deliciosas a la plancha, y las piezas más pequeñas son perfectas para complementar arroces y guisos.

Cómo cocer las cigalas

Si se cuecen hay que hacerlo en agua hirviendo salada durante dos o tres minutos a contar desde que de nuevo rompa el hervor, dependiendo de su tamaño. Se sacan rápidamente y se ponen en hielo, para que el enfriamiento sea rápido y la carne quede consistente y firme.

Hacer las cigalas a la plancha

Para cocinarlas en la plancha, es necesario abrir las cigalas en canal , tener una plancha muy caliente, y ponerlas con la carne arriba y sin voltear para que no se sequen en exceso. Sazona con sal gorda y a chuparse los dedos!

COMPRA CIGALA GALLEGA ONLINE (BENEFICIOS, CURIOSIDADES, ETC.)

Tienes muchos motivos para comprar cigala gallega, además de su increíble sabor: La cigala, es un alimento ideal en dietas equilibradas y saludables ya que tiene muy pocas calorías. Recomendado para personas con dietas de adelgazamiento. Destaca la presencia de minerales (potasio, selenio, magnesio y calcio) y vitaminas B12 y E.