• ¡En oferta!
  • -1,00 €
Lenguado
  • Lenguado
  • Lenguado
  • Lenguado

Lenguado

13,50 €
12,50 € Ahorre un 1,00 €
Impuestos incluidos

Pescado blanco, de forma plana procedente de fondos arenosos a media profundidad. Muy apreciado por su carne blanca y fina, de sabor delicado. Su preparación varía según el tamaño, los pequeños son ideales enharinados y a la plancha, los más grandes al horno. Muchos ejemplares que se ven en los mercados son procedentes de Francia y Senegal, pero el nivel de calidad no es comparable al lenguado que se captura en aguas gallegas.

Normalmente los lenguados se envían limpios enteros, sólo los más grandes son apropiados para preparar en filetes. También podemos quitarle la piel si lo deseas.

Indícanos también si quieres que te lo envasemos al vacío.

  • Indica cómo te gustaría que te lo enviáramos
Selecciona Tamaño
Selecciona Cantidad
1 Kg
1 Kg x 12,50 € / Kg = 12,50 €

El lenguado (Solea solea), vive en los fondos arenosos del océano Atlántico oriental y en el Mar del Norte, se pesca en las costas de Atlántico y Cantábrico en los primeros meses del año.

Pez plano, de cuerpo asimétrico, ojos y boca pequeños, escamas ásperas y con un bigotillo en el morro. En el lado de los ojos su color es parduzco o marrón grisáceo, con manchas irregulares oscuras. Tanto la aleta dorsal como la anal están casi unidas a la cola por una membrana. La línea lateral del lenguado es recta y recorre los dos lados del cuerpo.

El lenguado es un pescado blanco bajo en grasas, ideal para dietas hipocalóricas y para quienes quieran reducir su nivel de colesterol. Carne magra rica en aminoácidos, vitaminas del grupo B (B3 y B9 o ácido fólico) y minerales (fósforo, potasio, magnesio, yodo y hierro). Elementos esenciales para el buen funcionamiento del organismo. 

Los tamaños más habituales suelen ser de 300/400 gr. (ración), pero también los hay en torno a 1 kg. Un pescado, muy apreciado por su carne blanca y fina, de sabor delicado. Los pequeños se suelen pasar por harina muy ligeramente y hacer a la plancha a fuego vivo. Los grandes, aunque también son excelentes simplemente a la plancha, se pueden preparar al horno o hacer en filetes.