Centolla

No disponible

19,50 € / unidad

La cantidad mínima de pedido para este producto es 1

  • Crudo
  • Cocido

Descripción

Piezas de 800 a 900 gr. aprox. Proceden en su gran mayoría de las costas francesas y británicas. No tiene la calidad de la centolla gallega, pero se trata igualmente de uno de los mariscos más sabrosos y apreciados. Como la mayoría de mariscos, en Galicia se suele comer simplemente cocida, pero hay quienes prefieren optar por la preparación del “txangurro”, receta típica de la gastronomía vasca.

En el proceso de cocción puede mermar hasta un 20%.

También te puede interesar...
  • Vista rápida
    18,50 € / unidad / unidad

    Piezas de 800 gr. a 1 kg. aprox. Uno de los crustáceos más consumidos en la gastronomía española. Caracterizado por sus dos fuertes pinzas, su peso puede oscilar entre los 500 gr. y 1,5 kg. Su apariencia cambia según el sexo: las hembras tienen un mayor abdomen, mientras que los machos tiene unas pinzas de mayor tamaño. Tiene una merma aproximada del 20%...

    18,50 € / unidad / unidad
  • Vista rápida
    54,00 € / kg / kg

    Al igual que ocurre con otras especies, se suele diferenciar la nécora gallega de otras procedentes del Cantábrico, Francia o Gran Bretaña. Aunque no tengan el reconocimiento de las gallegas, son también de excelente calidad. El kilo de nécora grande lo forman unas 6 ó 7 piezas. Se suele comer cocida, aunque cada vez son más numerosos los que se atreven a...

    54,00 € / kg / kg
  • Vista rápida
    33,50 € / kg / kg

    Crustáceo procedente del sur de la Península Ibérica, su captura se realiza en la costa de Huelva y en algunas zonas del Mediterráneo de manera artesanal. Son muy delicadas por lo que conviene un cocinado breve antes de ser consumidas, ya sea a la plancha, con sal gorda o cocidas. Se envía congelado. En el kilo hay unas 80-100 piezas aprox.

    33,50 € / kg / kg
  • Vista rápida
    14,50 € / unidad / unidad

    Albariño. Val do Salnés. D.O. Rías Baixas. Toda la expresividad de la uva albariño. Vino frutoso con recuerdos marinos que nos seduce con su elegante frescura. Amarillo pálido con irisaciones verdosas. En nariz aparecen notas de melocotón verde y ralladura de limón con herbáceos y toque minerales. Muy fresco en el ataque de paso sedoso y con un largo...

    14,50 € / unidad / unidad

Más

La centolla (Maia squinado) es un crustáceo decápodo, de las más explotadas comercialmente, con un elevado volumen de capturas, procedentes en su gran mayoría de las costas francesas y británicas. Vive en la costa en fondos rocosos hasta una profundidad de 100 metros. No tiene la calidad de la centolla gallega, pero sí se trata de una excelente alternativa en cuanto a la veda de la centolla de la ría.

Cuenta con un caparazón de color rojizo o marrón es triangular por delante y casi redondo por la zona de atrás. Está cubierta de una especie de espinas, en las cuales se fijan algas, esponjas, etc. que utiliza para camuflarse. En el borde delantero presenta dos pinchos más fuertes. Posee cinco pares de patas duras y largas.

La centolla, un marisco rico en minerales especialmente en yodo y zinc. El yodo es una de las propiedades nutritivas que actúan en la mejoría de nuestro metabolismo y nivel de energía. El zinc nos ayuda en el proceso de crecimiento y fortalecimiento de nuestro sistema inmunológico. Un alimento ideal para combatir la fatiga.

Para cocer la centolla se pone una cazuela con abundante sal y cuando rompa el hervor se sumerge la centolla. Cuando rompa el hervor se cuentan entre 20 y 25 minutos, dependiendo del tamaño. Se saca de la cazuela y se deja enfriar. 

Para degustarla una vez cocida, se abre el cuerpo y se eliminan las madejas grises que no son comestibles. Las patas se van comiendo de una en una, cascándolas con unas tenazas especiales de marisco y con paciencia de buen degustador de marisco se va extrayendo la carne. Se raspa todo el interior del caparazón, llamado "cacho", y junto con el jugo que contiene se prepara una especie de papilla que se consume directamente con ayuda de una cucharita. 

Hay quienes prefieren optar por la preparación del “txangurro”, receta típica de la gastronomía vasca.