Bígaro Hay 1 producto.

Mostrando 1 - 1 de 1 item
  • Vista rápida
    22,50 € / kg / kg

    Molusco univalvo, en Galicia llamado "caramuxo". Viven arrastrándose o ligeramente pegados sobre las rocas o algas, de las que se alimentan y que aporta un sabor exquisito en el plato final. Lo más común es cocerlos en agua salada. Para degustarlos es necesario ayudarse de un palillo o una aguja para extraerlos de la concha.

    22,50 € / kg / kg
Mostrando 1 - 1 de 1 item

Comprar bígaro gallego a domicilio

Bígaro, también conocido en Galicia como caramuxos. Es uno de los caracoles marinos más popular de la gastronomía gallega, ideal para poner como tapa o aperitivo.

Viven ligeramente pegados sobre las rocas del litoral gallego. Su dieta se basa principalmente en algas, que aportan un sabor exquisito en el plato final. Se recolectan a mano, selectivamente respetando la talla mínima legal y te lo enviamos a tu casa en menos de 48H. sin intermediarios, directamente de la captura a la mesa. 

Recomendamos cocerlo en agua salada (unos 70 gramos de sal por litro de agua). Cuando el agua hierve, se introducen los bígaros, y cuando vuelve a hervir se cuentan unos 4 ó 5 minutos antes de retirarlos. Para comerlos es necesario ayudarse de un palillo fino o una aguja para extraerlos de la concha.

Comprar bígaro gallego a domicilio

Bígaro, también conocido en Galicia como caramuxos. Es uno de los caracoles marinos más popular de la gastronomía gallega, ideal para poner como tapa o aperitivo.

Viven ligeramente pegados sobre las rocas del litoral gallego. Su dieta se basa principalmente en algas, que aportan un sabor exquisito en el plato final. Se recolectan a mano, selectivamente respetando la talla mínima legal y te lo enviamos a tu casa en menos de 48H. sin intermediarios, directamente de la captura a la mesa. 

Recomendamos cocerlo en agua salada (unos 70 gramos de sal por litro de agua). Cuando el agua hierve, se introducen los bígaros, y cuando vuelve a hervir se cuentan unos 4 ó 5 minutos antes de retirarlos. Para comerlos es necesario ayudarse de un palillo fino o una aguja para extraerlos de la concha.