Carne Cangrejo Real
  • Carne Cangrejo Real
  • Carne Cangrejo Real
  • Carne Cangrejo Real
  • Carne Cangrejo Real

Carne Cangrejo Real

240,00 € Unidad
Impuestos incluidos

De las enormes patas del Cangrejo Real, extraemos los trozos enteros de su carne, siguiendo un proceso de limpieza y elaboración absolutamente artesanal. El resultado son estas bolsas de 500 gr. de carne cocida de Cangrejo Real, que se presenta envasada al vacío y congelada.

Se trata de uno de los mariscos más apreciados en la gastronomía mundial, aun siendo un gran desconocido para muchos. De extraordinario sabor, permite infinidad de preparaciones, "a la plancha" es la mejor manera de disfrutar de este exquisito marisco.

Selecciona Cantidad
0.5 Kg
0.5 Kg x 240,00 € / Kg = 120,00 €

El Cangrejo Real (Paralithodes camtschaticus) es uno de los mariscos más famosos y apreciados en todo el mundo. Originario de la península de Kamchatka, se ha ido extendiendo hacia el este y oeste de la zona sur del Mar de Barents, donde han explotado esta exquisita especie desde hace muchas décadas, destinando casi en su totalidad a la industria conservera. Desde los años 70, el Cangrejo Real comenzó a aparecer por aguas de Noruega, pero fue únicamente a partir de la década de los 90 cuando se comenzó a capturar con propósitos de investigación y, posteriormente, también con fines comerciales.

El Cangrejo Real es de sabor puro y delicado con matices más dulces en patas y pinzas. Su carne es una buena fuente de proteínas y unido a su bajo contenido en grasa le otorga un gran valor nutricional. Tener la oportunidad de apreciar el sabor único y auténtico de este marisco, es todo un privilegio para paladares inquietos.

La carne cocida de Cangrejo Real se presenta envasada al vacío y congelada en bolsas de 500 gr., y contienen los trozos enteros de las enormes patas del cangrejo, siguiendo un proceso de limpieza y elaboración absolutamente artesanal. Conviene tener en cuenta que el transporte utilizado es el adecuado para productos frescos, de manera que no podemos garantizar que el cangrejo llegue congelado a su destino.

Está exquisito a la plancha, con muy poca sal, casi innecesaria para degustar su intenso sabor. No obstante, su carne permite una gran versatilidad de preparaciones: cocido, gratinado, como guarnición en platos calientes o fríos, o incluso solo, como otros muchos crustáceos.