Almeja Blanca

No disponible

19,50 € / kg

La cantidad mínima de pedido para este producto es 1

Se vende solo vivo

Descripción

Contiene 50-60 piezas por kilo. Una de las almejas más populares que hay en Galicia, caracterizada por su color blanco y textura suave. También se le llama “almeja blanca” o “almeja chirla”, similar a la almeja fina pero mucho menos resistente fuera del agua, por ello, su precio es más asequible. Se suele utilizar para preparar a la marinera, o como acompañamiento en guisos u otros platos elaborados de pescado. Se marisquea durante los meses de octubre, noviembre y diciembre.

También te puede interesar...
  • Vista rápida
    59,00 € / kg / kg

    Contiene 40-60 piezas por kilo. Almeja caracterizada por sus colores crema, grises y marrones, que la asemejan a la fina. Su carne es un poco más tierna que la de la almeja rubia, de modo que se pueden comer al natural o a la plancha, aunque normalmente se utiliza para la marinera.

    59,00 € / kg / kg
  • Vista rápida
    39,50 € / unidad / unidad

    La unidad equivale a la bandeja de 500 gr. Se le llama cococha a la parte inferior de la barbilla de la merluza. Excelente calidad, extraída de merluza del Cantábrico capturada en fresco. Una vez limpia y seleccionada se envasa al vacío en bandejas de 500 gr y se congela. Producto congelado, puntualmente podemos ofrecerla en fresco.Son un clásico de...

    39,50 € / unidad / unidad
  • Vista rápida
    17,50 € / unidad / unidad

    Piezas de 800 gr. a 1 kg. aprox. Uno de los crustáceos más consumidos en la gastronomía española. Caracterizado por sus dos fuertes pinzas, su peso puede oscilar entre los 500 gr. y 1,5 kg. Su apariencia cambia según el sexo: las hembras tienen un mayor abdomen, mientras que los machos tiene unas pinzas de mayor tamaño. Tiene una merma aproximada del 20%...

    17,50 € / unidad / unidad
  • Vista rápida
    96,00 € 89,00 € / kg / kg

    Sin duda uno de los mariscos más apreciados por los paladares más exigentes. El camarón es el único marisco al que se añade sal después de cocerlo, removiéndolo bien y dejando que se enfríen para que adquieran sabor de manera uniforme. Debido a su delicadeza y poca resistencia fuera del agua, siempre los enviamos cocidos con ese rojo tan característico.

    96,00 € 89,00 € / kg / kg
    ¡Precio rebajado!

Más

La almeja blanca (Spisula solida) es una de las más conocidas que hay en Galicia, junto con la rubia, la babosa, la japónica y la rubia. Vive en aguas saladas a unos 15 - 30 cm de la superficie en fondos arenosos o fangosos, en los que se oculta y se alimenta de pequeños seres vivos por filtración de agua. Todas estas variedades de almeja poseen la misma forma ovalada que varían de tamaño y color. Procedente de la Ría de Arousa, se marisquea durante los meses de octubre, noviembre y diciembre.

La almeja blanca es normalmente de color blanca, con unas bandas tenues de una tonalidad más intensa y unas finas líneas que se dibujan en su concha, paralelas al borde. Los sifones están unidos en toda su longitud, siendo esta característica la que nos permitirá diferenciarla de otras almejas. Tiene una calidad similar a la almeja fina, pero no posee su resistencia fuera del agua.

Además de su delicioso sabor destaca nutricionalmente por su alto contenido en minerales (hierro, potasio, selenio y calcio) y vitaminas: vitaminas B, especialmente la vitamina B12. Alimento ideal para reforzar nuestro sistema inmunológico y aumentar nuestras defensas. Recomendado para personas que padecen de anemia.

A pesar de que las almejas ya están depuradas, antes de cocinarlas es recomendable sumergirlas en agua fría con sal durante una hora para que se abran y suelten la arena que tienen en su interior. Se escurren y se lavan bien. Hay que comprobar que están todas vivas. Si alguna tiene las valvas abiertas está muerta.

A continuación se preparan como se desee. Se pueden preparar al vapor, a la marinera, con arroz, en sopas de pescados o guisos. En cualquier caso, el tiempo de cocción deberá ser siempre mínimo y si se decide por abrirlas al vapor puede optar por poner una o dos hojas de laurel.

No aprovechar ni forzar las almejas que una vez cocidas siguen cerradas.