Berberecho Hay 1 producto.

Mostrando 1 - 1 de 1 item
  • Vista rápida
    32,00 € / kg / kg

    Un kilo contiene 40 - 50 piezas. Molusco de alto valor gastronómico procedente de los fondos fangosos y de arena fina próximo a las costas. Alto contenido proteínico y hierro. Los hay en abundancia en Galicia, aunque también se crían en Holanda, Portugal o Reino Unido. La ría de Noia es famosa por la gran calidad de su berberecho. Son muy delicados, hay...

    32,00 € / kg / kg
Mostrando 1 - 1 de 1 item

Compra Berberecho de Noia online


El Berberecho gordo de la Ría de Noia, es uno de los moluscos más característicos de Galicia. Procedente de la pesca artesanal, en los fondos fangosos y de arena fina próximos a las costas, es capturado en la Ría de Noia mediante el arte de pesca del marisqueo a pie, y te lo envíamos a domicilio en menos de 48h. Comprar berberecho gallego online nunca fue tan fácil!.

Gracias a su forma de corazón, también se le atribuye el nombre de “Corazón Comestible”. Contiene un alto contenido proteínico y hierro, que fortalece nuestro sistema inmune.

Para consumirlos, hay quien opta por lo natural con un buen chorro de limón, aunque para abrirlos se necesita bastante práctica. Pero la forma más tradicional de prepararlos es al vapor: medio vaso de agua a fuego moderado y ¡voilà!.

Compra Berberecho de Noia online


El Berberecho gordo de la Ría de Noia, es uno de los moluscos más característicos de Galicia. Procedente de la pesca artesanal, en los fondos fangosos y de arena fina próximos a las costas, es capturado en la Ría de Noia mediante el arte de pesca del marisqueo a pie, y te lo envíamos a domicilio en menos de 48h. Comprar berberecho gallego online nunca fue tan fácil!.

Gracias a su forma de corazón, también se le atribuye el nombre de “Corazón Comestible”. Contiene un alto contenido proteínico y hierro, que fortalece nuestro sistema inmune.

Para consumirlos, hay quien opta por lo natural con un buen chorro de limón, aunque para abrirlos se necesita bastante práctica. Pero la forma más tradicional de prepararlos es al vapor: medio vaso de agua a fuego moderado y ¡voilà!.