Pulpo entero

No disponible

Descripción

Se envía la pieza entera congelada sin cocer. Cada pieza tiene un peso de entre 2,5 y 3 kg.

Cefalópodo muy popular en España, y fácilmente reconocible para la mayoría, tanto si está cocido como si no. Para cocinar un pulpo entero debemos congelarlo previamente, para romper las fibras y evitar que su textura al cocinarlo sea demasiado dura.

También te puede interesar...
  • Vista rápida
    10,50 € / unidad / unidad

    Patas enteras y cocidas, 2 patas en cada bolsa de 250 gr. El precio indicado es por bolsa. Con este producto evitamos el trastorno de cocer el pulpo en casa, y podemos disfrutar de este exquisito cefalópodo sin apenas trabajo, como si estuviésemos en cualquier rincón de Galicia. Basta con abrir la bolsa, y prepararlo a nuestro gusto. Calentándolo y...

    10,50 € / unidad / unidad
  • Vista rápida
    24,50 € / kg / kg

    Unas 3 ó 4 piezas completan el kilo de calamar. Producto estrella para muchos de nuestros clientes. Presente en casi todo el mundo, es un producto que ofrece una alta variedad de estilos de cocina. De fácil y rápida preparación, es por tanto muy utilizado por padres preocupados de ofrecerles a sus hijos un pescado sabroso y nutritivo, sin poder dedicar...

    24,50 € / kg / kg
  • Vista rápida
    36,50 € / kg / kg

    Entre 30 - 35 piezas por kilo. Langostino de excepcional calidad, cultivado en Madagascar cumpliendo los estándares necesarios para ser certificado como agricultura ecológica: alimentación con piensos de origen marino y vegetal, ningún pesticida, hormonas de crecimiento o fertilizante químico. El producto es congelado en origen en un tiempo máximo de 30...

    36,50 € / kg / kg
  • Vista rápida
    5,40 € / unidad / unidad

    Una unidad equivale a 1 bolsa de 6 unidades. Se presenta limpia, en media concha, congelada y envasada al vacío. Molusco bivalvo de aspecto similar a la vieira pero de menor tamaño, motivo por el que mucha gente piensa que son la misma especie. Precio más que razonable para contar con marisco como entrante, por ejemplo, gratinadas al horno, o simplemente...

    5,40 € / unidad / unidad

Más

El pulpo (Octupus Vulgaris) habita en zonas de los litorales, pasan gran parte de su vida escondiéndose entre las rocas y agujeros naturales, pudiendo muchas especies llegar a crecer hasta un metro de largo. Se alimenta de pequeños crustáceos como el cangrejo u otras especies.

Un molusco cefalópodo que posee ocho brazos con dos filas de ventosas en cada uno de ellos. Se caracteriza por tener el cuerpo blando con un cerebro bien desarrollado y dos ojos grandes y complejos que le proporcionan una buena visión. Pueden llegar a cambiar de forma muy rápida el color y la textura de su piel.

Es muy habitual encontrar en los mercados el pulpo congelado sin cocer. El motivo por el cual no solemos encontrarlo fresco es porque quedaría demasiado duro al cocinarlo. Antiguamente el pulpo se “mazaba” (golpear) antes de cocerlo para romperle las fibras de su carne y así ablandarlo. Es evidente que por la complejidad del proceso, esta costumbre ha perdido arraigo, teniendo el proceso de congelación los mismos efectos sin que el pulpo pierda calidad.

El pulpo desde el punto de vista nutricional tiene un alto contenido en minerales, el más destacado es el zinc, un mineral esencial para salvaguardar nuestro sistema inmunitario. En cuanto a las vitaminas aporta la misma cantidad de vitamina B3 (niacina) que cualquier pescado azul, fundamental para renovar energías . Lo más destacable es su bajo contenido en colesterol, ideal para quienes quieren bajar su nivel de colesterol y triglicéridos.

Para preparar cualquiera de las recetas más típicas con pulpo (a la gallega, a la vinagreta, a la parrilla), lo primero y más delicado es cocerlo. Para cocerlo, debemos lavar bien el pulpo y poner agua a hervir en una olla grande. Hay quien no le añade nada al agua, ni siquiera sal. Otros le ponen una cebolla y laurel. Cuando empiece a hervir, lo metemos y sacamos tres veces de la olla para dejarlo finalmente cociendo; esto es lo que se llama “asustar el pulpo”. Lo dejamos cocinarse entre 30 y 50 minutos, dependiendo del tamaño del ejemplar. Por último se escurre y se corta en función de cómo queramos prepararlo.

 Para el “pulpo a la gallega”, simplemente se añade sal gorda, aceite de oliva y pimentón.