Dorada de Cultivo

No disponible

6,50 € / kg

The minimum purchase order quantity for the product is 1

Product customization

After saving your customized product, remember to add it to your cart.

Text

loader

* required fields

Descripción

Cada pieza entera pesa entre 400 - 600 gr., indícanos cómo deseas recibirla.

Pescado blanco tradicional en la cocina española. Recibe su nombre por la mancha del mismo color presente en los ojos. Una de las especies por excelencia de la acuicultura marina. La dorada de cultivo se diferencia de la salvaje por tener una coloración más apagada y mayor nivel de grasa en la carne. De uso frecuente para la cocina diaria.

  • Quick view
    6,50 € / unidad / kg

    Piezas de 400-600 gr. Pescado blanco, es una de las especies con más tradición dentro de la acuicultura marina. La lubina de cultivo, a diferencia de la salvaje, está presente en el mercado a lo largo de todo el año. Se puede considerar uno de los pescados más magros que hay, lo que significa que es un alimento bajo en grasas. Espinas grandes aunque...

    6,50 € / unidad / kg
  • Quick view
    9,50 € / unidad / unidad

    Patas enteras y cocidas, 2 patas en cada bolsa de 250 gr. El precio indicado es por bolsa. Con este producto evitamos el trastorno de cocer el pulpo en casa, y podemos disfrutar de este exquisito cefalópodo sin apenas trabajo, como si estuviésemos en cualquier rincón de Galicia. Basta con abrir la bolsa, y prepararlo a nuestro gusto. Calentándolo y...

    9,50 € / unidad / unidad
  • Quick view
    19,50 € / kg / unidad

    Piezas de 1,8 a 2 kg. aprox. Pescado blanco de gran presencia en el mercado, que se diferencia del salvaje en la coloración de su piel y por la ausencia de los bultitos duros que le caracterizan. Diseñado para abastecer la demanda de este apreciado pescado de forma estable, a un precio asequible y una calidad verificada. Te lo enviamos a casa como desees:...

    19,50 € / kg / unidad
  • Quick view
    21,50 € / kg / unidad

More info

La dorada (Sparus aurata), procedente de piscifactoría se diferencian de las salvajes por tener una coloración más apagada, así como las carnes más grasientas, debido a la alimentación a base de piensos y al sedentarismo a las que se hayan sometidas.

La forma más tradicional de cocinar la dorada es “a la sal”. Sobre un lecho de sal gorda, se acuesta la dorada y se cubre entera con una gran capa de sal gorda. Se asa y para servirla se sigue el ritual de levantar el edredón de sal al que quedará adherida la piel y aparecerán los lomos limpios y en su punto. También es apta para prepararla a la plancha, o asada al horno regada con aceite de oliva y sal.